Realidad de los pueblos indígenas en Latinoamérica

Realidad de los pueblos indígenas en Latinoamérica

Realidad de los pueblos indígenas en Latinoamérica

Es evidente que las diversas culturas autóctonas existentes en el momento de la conquista de América sufrieron el impacto de una nueva civilización más evolucionada técnicamente, pero no siempre humanamente.

Hasta nuestras fechas ha ido aumentando la lista de perjuicios que se ha ocasionado a estos grupos étnicos en su calidad de vida, cultura, capacidad de autodeterminación y entorno natural.

 

La población indígena en cifras

Actualmente existen 522 pueblos indígenas localizados en los 4 puntos cardinales del continente y solo en América Latina viven casi 25 millones de indígenas, lo cual representa algo más del 6% de la población total, cifra nada despreciable para un colectivo mundial.

Países como Bolivia, Guatemala, Perú, México, Ecuador, Chile, Colombia y Argentina, son buena prueba de ello con sus altos porcentajes de población indígena.

Vistos en cifras, los más significativos en este aspecto son: Bolivia, que está a la cabeza con un 60% de demografía tribal. Le sigue Guatemala con un 41% y Perú con un 14%.

Lo peor de todo esto es que ninguna de estas poblaciones se encuentra en un estatus apropiado de calidad de vida. Muy al contrario, la extrema necesidad es un mal generalizado entre ellos, por lo que paradójicamente, al contrario que en los tiempos antiguos donde muchos de estos pueblos fueron diezmados y prácticamente exterminados, la situación ahora se agrava más con el aumento de sus poblaciones en un entorno de pobreza.

Durante el paso del tiempo, lejos de aportarles respeto y soluciones por el lugar que ocupan en la sociedad mundial, les hemos robado buena parte de su espacio vital o los hemos expulsado del suyo, y después los hemos ignorado.

Y además seguimos queriendo arrebatarles espacio, ese que siempre les ha pertenecido, sin el menor planteamiento de compensación.

 

Los pueblos indígenas más destacados y su situación actual
  • Entre Perú, Bolivia, la Cordillera de los Andes, norte de Chile y Argentina están los Aymara cuya población se estima en dos millones.
  • En esa misma área continental se encuentran los Quechua, que sobrepasan los doce millones de individuos sin ninguna esperanza actual de prosperidad.
  • También cercanos, pero más erradicados en México y Guatemala viven alrededor de 6 millones de personas estimadas descendientes de la que fue la gran cultura maya que sobrevive como puede con la agricultura y algo de pesca y caza.
  • Otra gran civilización precolombina, los aztecas, también está ubicada en México y representada generacionalmente por unos 2 millones de personas.
  • En el sur de Chile y sureste de Argentina, se encontraban los Mapuches hasta el s XIX, en que fueron desahuciados a la fuerza y enviados a zonas áridas de la cordillera andina. Actualmente son alrededor de un millón.
  • Los Yanomamis son una de las culturas indígenas más aisladas y autónomas. Con un modo de vida nómada, son alrededor de 32.000 individuos. Gracias a esa dinámica de vida errante en la jungla amazónica, conocen menos la miseria, pero la reducción intencionada de su territorio ha llegado a cifras realmente dramáticas.
  • Los Garífunas viven hoy en 43 comunidades dispersas por Honduras y Nicaragua principalmente. Son casi cien mil individuos.

 

Cuestión de conciencia colectiva

Sin embargo, pese a la supervivencia y capacidad de mantenimiento de algunos, la situación precaria en cualquiera de los ámbitos de la vida de estos casi 25 millones de personas está generalizada en su práctica totalidad.

Es obligación moral y humana de todos, promover la concienciación a los altos dirigentes (hasta ahora no lo suficientemente involucrados) para que miren esa realidad y se concentren en propuestas de grandes soluciones de colaboración internacional para los hijos de sus países.

Desde Céntimos Solidarios trabajamos para que estas poblaciones puedan tener mejores condiciones de vida y ser autosuficientes. Para ello hemos puesto en marcha proyecto con huertos auto-sostenibles para la seguridad alimentaria y nutricional en Cobán, Alta Verapaz,  una de las regiones más deprimidas de Guatemala, con un alto porcentaje de población indígena. Si lo deseas, puedes hacer tu donativo y contribuir a esta causa.